Si has oído hablar alguna vez de la neuralgia de Arnold, sabrás que se trata de una afección que provoca dolencias en el nervio occipital y que puede extenderse por otras zonas. Esto es algo que no debe menospreciarse, ya que el dolor puede ser a veces tan intenso, que puede incapacitar a la persona que lo padece. Conoce qué síntomas caracterizan esta patología y aprende a reconocerlos de inmediato.

¿Qué es exactamente la neuralgia de Arnold?

Como decíamos, la neuralgia de Arnold es una patología que origina un dolor situado en la parte superior de la cabeza. El dolor puede extenderse hasta alcanzar la frente y lo hace a través de los nervios que se conectan con el occipital. El dolor puede manifestarse de distintas maneras, como veremos más adelante a detalle.

¿Por qué se origina la neuralgia de Arnold?

Aunque puede surgir de forma espontánea, la principal causa puede deberse a altos niveles de estrés. También puede generarse por una artritis, traumatismos o lesiones graves en la parte posterior de la cabeza o infecciones víricas como puede ser el COVID-19. 

Además, las personas que sufren de migraña, pueden tener más posibilidades de desarrollar ataques de neuralgia de Arnold. Esto es debido a que el dolor que provoca las migrañas pueden llegar a dañar e inflamar los nervios occipitales. 

¿Cuáles son los principales síntomas de la neuralgia de Arnold?

El principal síntoma, que caracteriza esta neuralgia, es el dolor en la parte posterior de la cabeza y la base del cuello. Claro que, la neuralgia de Arnold también es responsable de otros y variados síntomas que pueden ser:

  • Sensación de rigidez que puede manifestarse en la cabeza y el cuello, además de una sensación de quemazón.
  • Los afectados pueden tener la sensación de que les están tirando fuertemente de los pelos. Esto puede afectar a un solo lado de la cabeza o a ambos.
  • Sensaciones de mareo e irritabilidad a la luz, a esto también se le conoce como fotosensibilidad.
  • Aturdimiento y náuseas, además de sensibilidad en el cuero cabelludo.

¿Cómo tratar la neuralgia de Arnold?

Para una correcta recuperación, es recomendable que se acuda a un especialista fisioterapeuta que evalúe el caso y pueda decidir la mejor manera de rehabilitación. Existen distintas maneras de tratar esta patología y el método variará en función de cada paciente en cuestión:

  • Fisioterapia: esta opción es fantástica para ayudar a controlar la inflamación. Mediante distintos estiramientos cervicales y tratamientos diversos, pueden controlarse los síntomas e ir conduciendo a la progresiva recuperación.
  • Osteopatía: con un estudio osteopático, se pueden valorar las lesiones y determinar un plan que ayude a aliviar los distintos síntomas que trae la neuralgia de Arnold.

Recomendaciones para tratar el dolor 

En el proceso de recuperación, sería conveniente que se siguieran una serie de recomendaciones para ir aliviando el dolor poco a poco. Para ello, tienes a continuación unos consejos para tratar mejor con esta enfermedad e intentar aliviar el dolor:

  • Realiza estiramientos cervicales: para una mejor y más rápida recuperación, realiza los ejercicios con asiduidad y si es posible, diariamente. 
  • Utiliza analgésicos: a veces, puede que se haga necesario que consumas analgésicos para poder reducir el dolor, que puede hacerse totalmente insoportable.
  • Aplica calor: otra forma de aliviar el dolor es aplicando calor a la zona.

Si estos consejos no funcionan para aliviar los síntomas parcialmente, debes acudir a tu médico y consultar los próximos pasos. Puede que, en última instancia, la solución esté en una intervención y debas someterte a una cirugía. En dicha cirugía, se buscaría ejercer una presión sobre los vasos sanguíneos. Esto sería en todo caso, la última opción si no hubiera más remedio.

¿Por qué la fisioterapia es la mejor solución?

Para tratar esta enfermedad, es preciso que se acuda a un profesional que lleve a cabo la rehabilitación. Esto es porque, si no se trata correctamente, la neuralgia de Arnold puede ir haciéndose intermitente. Esto significa que el paciente tendrá que soportar un dolor en el nervio occipital recurrente y cada vez más intenso. Por eso, si estás lidiando con este problema o conoces a alguien que lo padezca, un tratamiento fisioterapeuta con los mejores profesionales y atención personalizada es tu solución óptima. Nosotros somos una clínica de fisioterapia en Sevilla y podemos ayudarte a aliviar tus síntomas. Nos encargaremos de crear para ti un tratamiento personalizado a tu medida y según tus necesidades. No lo dudes más y contáctanos.

Directora y Fisioterapeuta en Novophysio

Fisioterapeuta Colegiado Nº 606
• Diplomado en Fisioterapia por la Universidad de Cádiz.
• Graduado en Fisioterapia por la Universidad Europea de Madrid.
• Experto Universitario en Fisioterapia del Deporte, la Danza y el Toreo.
• Experto Universitario en Electroterapia Clínica.
• Máster en Nuevas Tendencias Asistenciales en Ciencias de la Salud.

Abrir chat
Escanea el código
Hola,
En que podemos ayudarte?
Call Now Button