El dolor en el coxis es una lesión que sobre todo afecta al género femenino en las edades comprendidas entre los 20 y 50 años. Esta molestia que puede ser discapacitante, se localiza al final de la columna vertebral entre vértebras unidas por ligamentos y articulaciones.

El dolor en el coxis puede ser pasajero, pero también puede volverse crónico, ya que esta pieza de la columna vertebral permite la inserción de músculos del suelo pélvico. Tal es el caso del elevador del ano, esfínter anal externo y el coccígeo. Además, forma la base que sustenta nuestro cuerpo al sentarse.

Causas y síntomas del dolor de coxis

Las causas del dolor en el coxis pueden provenir de varias situaciones o sin motivo aparente. Sin embargo, muchas veces la molestia comienza tras haber sometido a esta zona a mucha presión o por las malas posturas sostenidas por mucho tiempo, como sentarse en una silla dura y montar caballo.

También durante la labor de parto se pueden generar pequeños traumatismos que causan daños en el coxis, como una subluxación o un esguince. Igualmente, aunque es menos común, la obesidad puede ser un factor que desencadena la coxigodinia. Esto se debe a que, al sentarse y levantarse, el sobrepeso puede enviar movimientos extraños al coxis que pueden irritar las terminaciones del área.

Por otra parte, esta lesión puede generar síntomas leves de molestia o un dolor muy fuerte en la punta del cóccix. Entre los signos más frecuentes que nos indican tenemos un problema en esta zona mencionamos:

  • Coxigodinia al sentarse.
  • Dolor agudo al pararse después de haber estado sentado. 
  • Molestia al sentarse de forma relajada en una superficie blanda.
  • Hipersensibilidad al tocar la zona del coxis.

¿Cuáles son los tratamientos básicos para el dolor de coxis?

Para el tratamiento de dolor en el coxis se pueden utilizar algunos métodos básicos como aplicar calor húmedo sobre el área donde se localiza el dolor. Esto se puede lograr al colocar una cataplasma de arcilla, con esto se disminuye el dolor. 

Pero, si hay inflamación lo ideal es aplicar frío local y tomar antiinflamatorios. También, utilizar un almohadón especial para elevar la parte baja de la espalda puede ayudar a aliviar el dolor. Además, se debe evitar colocar presión sobre el coxis y estar sentado o acostado por mucho tiempo en superficies duras.

Beneficios de las técnicas fisioterapéuticas para la coxigodinia

Aunque el dolor desaparezca solo, no debe tomarse a la ligera, ya que más adelante puede seguir causando molestias. Por ello, es importante que acudas a nuestro centro de fisioterapia, donde realizaremos varias pruebas y a partir de allí, aplicaremos ciertas técnicas que permitirán aliviar, así como eliminar la irritación en la zona del coxis. 

1. Técnicas de liberación miofascial

Este método actúa sobre el aparato locomotor y el resto de las estructuras corporales con el objetivo de eliminar restricciones funcionales del sistema miofascial. Se trata de una terapia suave de relajación muscular, que aplica movilizaciones externas y presiones sostenidas tridimensionalmente.  

2. Electroterapia

La electroestimulación percutánea o transcutánea es un método terapéutico que, a través de electrodos posicionados sobre la piel, transmite corriente eléctrica de baja frecuencia. Con ello, la electroterapia permite la estimulación de las fibras nerviosas de la dermis. 

Comúnmente, la electroterapia es aplicada en lesiones graves, dolorosas y que generan inflamación en el sistema músculo esquelético.

3. Máquinas de biofeedback

El término biofeedback significa retroalimentación biológica, el cual ayuda al paciente a volver a controlar respuestas fisiológicas de forma voluntaria. Esto es ideal para pacientes con proctalgia fugax y síntomas del elevador del ano, que a su vez se relacionan con el dolor en el coxis.

Para más información sobre la coxigodinia o si padeces de este tipo de traumatismos, no dudes en contactar con Novophysio. En fisioterapia en Sevilla estamos encantados de ayudar. 

Call Now Button
Abrir chat
Hola,
En que podemos ayudarte?